Asomándose a la luz

No es hablar por hablar, no se trata de escribir por escribir, se trata de soltar las lágrimas del alma, las pesadas losas que aplastan el corazón, de intentar simplemente sacar la cabeza y respirar para no morir en las penumbras de los anhelos.

Se trata de lo normal dentro del deprimido mundo de los pensamientos que rodean el alma, porque lo normal para ese ser es lo anormal para lo mayoría y lo anormal resulta ser la normalidad para su prójimo.

Sale a la luz intentando de manera contradictoria manejarse en el anonimato con una triste y ficticia sonrisa en su avatar, con una lánguida letanía de sentimientos alterados.

Pero camina, a veces a trompicones, otras ni siquiera eso.
Pero lucha, en ocasiones contra sí mismo, la mayoría contra los fantasmas de su cerebro.

Y si no funciona… si no funciona queda el olvido.

(Publicado en “La Comunidad” de El País bajo el nombre de Noah el 03/03/2009)

Anuncios

La cajita de tristeza

Abre despacio esta cajita de tristeza
y mira con atención en todo su interior
verás un bosque oscuro y entre la maleza
encontrarás envejecidos unos versos de amor.

Se marchitaron ya con el calor del verano
murieron entre las rosas deshojadas del camino
languidecen abandonados en un rellano,
sin fuerzas al no encontrar el que era su destino.

Nacieron con una esperanza, murieron con vileza,
por el desamor, el desaliento, por la desesperanza
cayeron como plomo derruido por la certeza
de poseer entre sus letras su dolorosa añoranza.

Y ahora que la abriste y viste sus contenidos
vuelve a cerrarla para conservar aquello que nos ha mostrado
deja que reposen sus poemas más sentidos
deja que las lágrimas humedezcan su rostro de enamorado.

(Publicado en “La Comunidad” bajo el nombre de Noah el 26/02/09)