En este post no resistirían las palabras porque solo lo habitan las lágrimas y los recuerdos…

Manuela Teresa Collado