Luchar, luchar y luchar, mirar siempre hacia adelante, desterrar de nuestro pensamiento a aquellos que nos fallaron y decepcionaron.

Solo cabe fijar nuestros ojos en la delgada y fina línea del horizonte donde solo se junta el presente con el futuro, donde el pasado ya no es, donde habita y habitará siempre la esperanza.

(Publicado en “La Comunidad” de El Páis bajo el nombre de Noah el 09/02/2009)