Desengaño

Su voz era fría, monocorde. No encontré rastro de ilusión tras sus palabras grises y apagadas, ni tan siquiera huellas de esperanza, ni tan solo atisbos de futuro. Sus frases eran sentencias de resignación y aunque a través del teléfono no puede ver sus ojos los presentí como hoyos hundidos en la desidia.

No había desesperación, no escuché sus lágrimas que deberían chocar contra las rocas del acantilado de sus pasiones rotas, no divisé una simple estrella en sus ojos, todo era en vano, su cuerpo no luchaba, su mente hacía tiempo que había enterrado sus ideales y su corazón completamente quemado había dejado de sentir y de incendiarse ante la propia vida.

Ella que tanto escuchó y tantas veces ayudó, ella, que por hacer feliz a otros renunciaba a sí misma desplegando sus alas de hada para repartir amor… dejó de existir.

Había dejado de creer, su corazón estaba lleno de cenizas apagadas en las que era imposible encontrar alguna brasa ardiendo. Había dejado de creer en el amor, en las personas, en la amistad. Ya no confiaba en nadie y únicamente se dejaba llevar por el viento de las casualidades que a diario se presentaban delante de su vida.

Comenzó a ver el mundo como en una película en blanco y negro en el cual las sombras y los negros dominaban y aplastaban el color de la ilusión, el sabor y el olor de la esperanza, destrozando las flores del amor mientras se secaban los ríos de la ilusión en otros tiempos desbocada.

Quise llegar a su corazón desesperadamente pero lo encontré muerto, frío e indiferente ante mis esfuerzos. Yo era otro más para ella que en algún momento la decepcionaría, la aplastaría por el orgullo y el egoísmo de todos los amores que había conocido. Yo era uno más que pisaría indiferente queriendo sacar el mayor provecho de su sangre inocente sin ofrecerle nada a cambio.

Había creado “una niebla a su alrededor y alrededor de su vida” a través de la cual ni el más osado aventurero del corazón podría entrar, había creado alrededor de su vida una muralla de tristeza y frustraciones que chocaban con la esencia de todo su ser. Nada ni nadie podría conocer el mayor secreto de su corazón, solo ella.

Mientras tanto se dejaba llevar por la marea de la tristeza, arrastrada por la fuerza de los desengaños….. Me quedé mirándola y decidí saltar al vacío del mar seco de sus lágrimas en el empeño de ofrecerle un nuevo cabo, una nueva ancla a la esperanza.

(Publicado en “La Comunidad” de El País bajo el nombre de Noah el 30/06/2009)

Anuncios